Friday, April 06, 2007

Exultación





1




En nombre del níveo fuego de Eros que se cultiva en las almas extensas y dilatadas del crepúsculo, escribo; arrodillado en mi antiquísima virtud del cual me valgo para vivir un poco más, tal vez ya no de su luz que visitó mi bóveda sombría, sino de aquella puerta abierta que son sus ojos. Veo venir el ocaso, que vase despegando lentamente de mi memoria y se va olvidando, se va destruyendo frágilmente como una hoja en el otoño, y se va haciendo nada; empero recupera su sombra y mi sombra no es nada, sólo es una mancha de tinta negra en lo albo de su alma.


2


Abierta la imaginación del poeta se estaba cerrando y volviéndose en tantas peripecias que ahora sólo eran fragmentos de la vida y… ¿de la muerte? Nadie habló de la muerte, tan hermosa y atractiva ella, que pocas veces me visita, pero más visita aquellos poemas que voy armándolos como una casona del siglo XIX y voy alegrándolos tal vez con el soplo de tu vida, expuesta en la cruel tentación de plasmarla y contarla como quien cuenta un cuento de hadas, sólo de hadas; entonces mi mano reconoce tu aroma que se va desprendiendo de mi pluma y se riega en todo lo versado que podría darse, si no fuera algo para tu cielo.



3


Como dijo García Lorca: “Armemos un monumento en el cielo de la noche…” Tengamos ninfas que adornen la noche, tengamos formas de la noche, seamos escultores de tu alma, y pongámosla en la avisada iluminación del crepúsculo por ser ya mujer de la vida. Pintaré la noche y tus cabellos serán la catarata gris que arregle el poniente estribillo de la jornada, enviando una candida rosa en la punta de nuestras esperanzas. Yo digo: “pongámosle nombre a ese monumento que simboliza la esperanza de los poetas exiliados de la mundana vida, a un sordo y mudo existir, pongámosle ‘NILZA’ “Sé que los poetas que vendrán con sus plumas entintadas del mañana, nacerán de su fe y vivirán de su beldad.


4



Los sueños crecen en mi espalda, acariciando profundamente mis versos que van deslizándose como el rocío en un pétalo, al cúmulo de savia, al trajín de la lluvia en una estéril tierra. La pone al costado de lo que no es todavía mi musa, ni mi boca del cual me alimento sustancialmente de la suya, volviéndome polvo entre lo novísimo de esta vida; abrazando tu mano para ver mi sendero que atrae lágrimas cayendo de la estrepitosa acogida que tuve en su entorno deicida; también escucho el eco que produce al concluir mi canto profano.


5


Que mi viento terrestre te lleve rosas escondidas en mi palma, llamadas a conformar la corona de un sabio cristo, atuendo de una excelsa virgen; sin embargo las pongo por ahora por entre estos exiliados lugares que te reclaman, y que se van amasando en la cumbre perpetua de tu ser; cuando la brisa besa aún tu semblante y doy un voto de mil gracias, barridas después por mi mano.


6



Mundana, tú que vives y reinas en un mar de tentadoras horas cubriendo un espacio admitido por mi masa poética, escapas del drama consumido por un sol que nunca ha llegar tan siquiera en un día mediano a mis sacras palabras, transfiguradas a eternas voces celestiales provenientes de tu alma; alma que no comparte vida entre lo muerto de mi aire metafísico.

7



Negros cuervos que nos rodean, son cotidianas aves que te otorgan libre vuelo en un encadenado cielo de espumas plomas y otras oxidadas; suelo que me sabe a fecundos pasos y a memorables hermosuras en toda la forma exacta que quiero que sea todo lo que se pueda ser de una mujer gritando con su boca ¡paz! Pasión de la irracionalidad total: seria como ver a quimeras bestias gobernarse por sí solas. ¡No sé qué pena del alma está siendo acumulada en la parte menos importante y urgente de mí que no es vista! ¡Utopía!


8


¡Vallejo, perdónalos porque no saben lo que escriben! ¡Amadeus Mozart, perdónalos porque no saben lo que escuchan! ¡Van Gogh, perdónalos porque no saben lo que miran! ¡Mujer perdónalos, porque no saben lo que tú eres! Imagen dócil entre otras borrosas, soledad acompañada, virtud amada por los humanos defectos, grandilocuencia del rapsoda hecha solamente canciones que se integran y son ya de carne y hueso. Entre estos cielos estaba consagrada la filosofía del ave libido de tus entrañas.


9


Qué gran silencio está respirando mi alma con el pulmón del llanto contrito por la arcaica tienda de tu júbilo humeante, de apagadas corolas, de una vida florida de florecientes amores. Secándose están aquellos hábitos de frailes sumidos en la más fanática y fervorosa condición tuya. Despierta entonces mis húmeros húmedos, de la causa conseguida por lo gélido que es tu lecho de campos cilicios, hoy, morada tuya.


10


Qué más puedo decirte entonces, si no puedo morir más que en la furibunda calma que me produces y me derivas hacia unas cuantas melodías.





(2003)

2 Comments:

Blogger Buda de las Tabernas said...

Mi estimado Jaime Bravo muy bien ha diferenciado Ud, las dos corrientes poèticas màs difundidas desde que el mundo es mundo y desde que Platòn es Platòn y Aristoteles es el nombre de un gato. Yo lo llamo arte sensual vs. arte espiritual, representado en el mito de las dos Venus.
Me parece que sigue escribiendo bien con todo. Aunque las hormonas,Nietzche, Rimbaud y Bukowski son cosas que se trascienden con los años, el santo matrimonio y las cuentas pendientes en la Caja Municipal.
Siga Ud. adelantem que ya lo puse entre mis links...

10:36 AM  
Blogger Luis Guerra Montero said...

Vaya jaime Bravo (me agrada mas que tu seudonimo) te gusta leer y eso es fanstatico estuve navegando en la web y disfrute mucho tus textos. Y ya sabes la literatura es una profesion recomplicada en la cual tines que leer y escribir , leer y escribir toda tu vida pero tine tal satisfaccion cuando sientes que un texto esta bueno. Trate en unas 2 ocaciones de conseguir la revista en la cual participas ESTEPARIO y no pude si hubiera alguna manera de conseguirlo estaria muy agradecido

Un abrazo a la distancia

7:34 AM  

Post a Comment

<< Home